El camino del colibrí

y la Hermandad

de la Sana Incordura

(o de la Santa Locura)

Abraza la Sana Incordura

Pensamiento Libre

Cambia las benzodiazepinas por cápsulas de conocimiento

Sumérgete en el bosque,el colibrí te mostrará unas cuantas

Lleva este libro azul siempre contigo

Es unViaje Circular compuesto por once etapas

Compendio de Ideas Dispares hacia la desprogramación y el despertar

Explora otrasversiones alternativasa la impuesta (manida y rancia)

Emprende TU VIAJE: tú decides cómo, cuándo y dónde

Elige tu propio camino

Practica el dudacionismo

Investiga: recibe info, pero contrasta y cuestiona antes de integrarla

Aprende apensar de nuevo

Reprográmate: despierta tu parte crítica

Observa y siguetantos líderes (no jefes)como precises en tu camino

PIDE TU LIBRO AQUÍ

Proyecto Autodidacta. Disponible en Amazon (Autopublicación). Sólo disponible en formato papel.

Si te gusta mi trabajo, comparte con tu red de contactos.

Abraza la Sana Incorduray expándela

Colibrí

Es eldron original

Tótem de la Intuicióny el Cambio

Es nuestroPequeño Gran Guía

Podrás volar hacia atrás, enfocar con perspectiva yavanzar con mayor precisión

La Hermandad de la Sana Incordura

Espíritu Renacentista 3.0 y Expansión del Conocimiento

Colegio Invisibleen el Reino de la Imaginación

Pensamiento Libre e Incorrección Política

Abierto a tod@ inquiet@ de mente

Tod@s somosmaestr@s y aprendices

El Camino del Colibrí

Abraza la Sana Incordura y la Libertad de Pensamiento

Descúbrete, aprecia tus dones yrenace con tu colibrí interior

Autoconocimiento y Experimentación Consciente

Libre de restricciones, normas y reglas

Conviértete en Renacentista 3.0

Mapa de las Cápsulas de Conocimiento

Explora la Cara B de la Realidad

]
Principio del viaje

Obertura

  • #mâyâ (ilusión)
  • #mundo_feliz
  • #aprendizaje_del_alma
  • #eschaton_2012
]
ACTO I: EL RECUERDO

Zikr, Sati, Smriti o Anamnesis

  • prisca_sapiencia#
  • teoría_definitiva#
  • panspermia#
  • antiguos_portulanos#
  • mundos_desaparecidos#
]
ACTO II: EL OTRO MUNDO

Yenne Velt

  • #prisca_theologia
  • #armonía_esferas
  • #multiverso
  • #mito
  • #sociedades_secretas
  • #conspiratio
]
ACTO III: EL UNIVERSO AZUL

Yóok’ol kaab ch’ooh

  • chamanismo#
  • pharmaphia#
  • manipulación_mental#
  • pensamiento_único#
  • metaverso#
]
Final del viaje

Tips para emprender el camino del colibrí

  • #renacentista3.0
  • #pensamientolibre
  • #incorrecciónpolítica
  • #sinergia
  • #knowmad
  • #maestr@s&aprendices
  • #re-evolución
  • #ser+human@
  • #mestizaje
  • #hermag@scolibrís
  • #tantoslíderescomonecesites

Obertura

 

¿Quién soy realmente?, ¿de dónde vengo?, ¿dónde voy después de morir?, ¿cuál es el propósito de mi vida?, ¿existe Dios? Y si es así, ¿quién es Dios?, ¿cómo funciona el universo (macrocosmos) en realidad?, ¿Y mi mundo interior (microcosmos)?, ¿qué es malo y qué es bueno?, ¿existe un baremo al respecto?, ¿por qué pese a estar rodeado de otras personas, en ciertos momentos, siento soledad e incomprensión?, ¿cómo puedo frenar el monólogo de mi mente?, ¿por qué en ocasiones nos dejamos influir y nos convertimos en el lobo que se come al hombre?, ¿cómo puedo apagar o paliar el miedo, la ira, el sufrimiento y el dolor cuando se apoderan de mí? Si en algún momento de tu vida te has hecho al menos tres de estas preguntas a ti misma: ¡enhorabuena! Estás viva y sigues siendo humana.

Cierto día despiertas del letargo en que vivimos inmersos y comienzas a experimentar bajo un nuevo contexto de amplitud mental o claridad, una suerte de iluminación transitoria que te permite percibir la verdadera realidad o hiperrealidad, tan escurridiza a tus atrofiados sentidos. En ocasiones no son más que breves relámpagos y suelen darse en momentos críticos de nuestra vida, cuando surgen cambios drásticos o inesperados que nos sugieren replantearlo todo. O cuando has indagado en ciertas prácticas espirituales o esotéricas buscando respuestas a las preguntas anteriores. Otras veces se nos presenta durante alguna experiencia con medicinas chamánicas o plantas sagradas, de poder —siempre en un contexto respetuoso y nunca como algo lúdico y banal. O quizá estés tratando de calmar el desasosiego interno que no te deja vivir desde hace un tiempo. Si es así, tranquila. No temas. Es tu alma, que está reclamando tu atención. Llegue a ti de un modo u otro, te permitirá observar algo que está frente a ti, y que aún no eres capaz de percibir con nitidez, pero de hecho comienza a develarse —o desprender su velo— ante nosotros. Se trata de la cárcel mental a la que estamos programados: la mâyâ o ilusión budista que, desde hace unos años, también se conoce como Matrix (La gran matriz).

Con el cambio de milenio, las hermanas Lana y Lilly Wachowski —en aquel momento los hermanos Laurence y Andrew Paul— crearon una trilogía filosófica y onírica, aunque muy esclarecedora, con esta denominación. Nos mostraron que nuestra vida sucede mediante realidad virtual mientras permanecemos en letargo dentro de unas cápsulas de hibernación alimentando con nuestra energía a las máquinas y a la Inteligencia Artificial (IA), que ya gobiernan el mundo. Y en sus capas más profundas, esta saga rezuma filosofía oriental, sobre todo budista. Bajo una estética ciberpunk y futurista nos plantean la eterna paradoja del hombre, su papel en el mundo y su capacidad para despertar. Sugiere la disyuntiva existencial entre el libre albedrío (nuestra capacidad para decidir y crear nuestro futuro) y el destino prefijado (que sucederá del mismo modo, hagamos lo que hagamos). Sí, es una historia ficticia, pero la ficción siempre toma como inspiración a su musa: la desconocida, sorprendente o explícita realidad. Después la adorna con licencias literarias (o desinformación), modulando así el mensaje que le llega al espectador, para no alarmarle ni inquietarle, entre otras cosas. Y mantenerle en un sosiego profundo y perenne. Piensa que la ciencia ficción, que llegó de la mano de la escritora británica Mary Shelley con su obra Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), vino para sustituir a la mitología. Y, desde entonces, esta nueva disciplina artística es la encargada de mostrar nuestras virtudes y defectos, nuestras bendiciones y miserias a través de la ficción: el nuevo mito. Según Morfeo, el dador de conocimiento en esta trama, el profeta Neo debía elegir entre las pastillas roja o azul antes de comenzar su aventura épica: su camino iniciático. En nuestro caso, dejaremos las pastillas para más adelante, aunque te adelanto que no será necesario recurrir a ellas.

En cuanto a ti —compuesta por alma y cuerpo—, lo primero que debes integrar es que convives con tu mente, indescriptible y complicada de explicar hasta para los más grandes eruditos, la cual te acompaña desde que tienes uso de razón. Esta compañera de viaje y tu relación con ella determinarán el curso de tu vida y, por ese motivo, es necesario que sepas utilizarla adecuadamente, que no te dejes avasallar ni influir por ella y puedas hacerla desconectar para poder experimentar estos momentos de claridad, aunque solo lo consigas de vez en cuando. A partir de ahí, todo resultará un poco más sencillo. En realidad, no. Pero ayuda saberlo y tener conciencia de ello. Piensa que el 80% de nuestro tiempo viajamos por la vida con el piloto automático mental activado, no estando presentes en lo que hacemos o decimos y no tomando consciencia de las decisiones que adoptamos. Vivimos atrapados dentro de la cárcel mental o ilusión que nos impide ver con nitidez y, sin saberlo, seguimos una estudiada y elaborada agenda que se lleva a cabo bajo una sutil programación a través de la implantación de estúpidas reglas, así como de cierta neblinosa y narcótica atmósfera creada a nuestro alrededor, la cual nos ofrece un mundo feliz profetizado hace décadas por el escritor y psiconauta Aldous Huxley. Recuerda que llegará el día en que una inmensa muchedumbre optará por seguir hospedada en su ignorancia, en pro de su establecimiento en la zona de confort que creen disfrutar, libremente, en pharmademocracia.

Estamos asistiendo al surgimiento de un mundo que alaba la grosería, la imagen y la forma sobre el intelecto y el contenido, y en el que reinan la ignorancia y la hipocresía social. Y hemos terminado por olvidar quienes somos en realidad. Este libro, entre otras cosas, pretende homenajear al espíritu renacentista y humanista, y a la expansión del conocimiento en todas las áreas posibles. También es un tributo a todos los hombres y mujeres libres que fueron ridiculizados, perseguidos o silenciados por ir en contra de lo establecido. Y precisamente sus historias fueron las que me guiaron en este camino y me dieron esperanzas para seguir creyendo en la libertad de pensamiento. Con este compendio de ideas dispares trataré de exponerte mi camino hacia la desprogramación y el despertar, que no iluminación. Lo he denominado el camino del colibrí —ave totémica de la intuición y el cambio— debido a que uno muy especial me visitó en un momento crucial de mi vida y me reveló cierta información que con el paso del tiempo se fue confirmando. Este pequeño gran guía lleva mucho tiempo realizando su trabajo. Ha esparcido su sabiduría lentamente y, con su aleteo constante, ha propiciado un efecto mariposa que ya comenzamos a percibir. Durante el viaje te vendrá muy bien su ayuda ya que en ocasiones precisarás volar hacia atrás para enfocar con perspectiva y volver a emprender tu aleteo hacia adelante, con mayor precisión. El colibrí también te permitirá observar con atención aquello que desees, recuerda que puede mantenerse suspendido: es el dron original.

Conocerás otras versiones alternativas a la oficial con el fin de que elijas la que más te resuena. Pondré a tu alcance todos los hilos que pueda o recuerde para que seas tú quien tires de aquellos que mejor te vibran y finalices tu trabajo. Éste es un viaje circular, compuesto por once etapas, en el que todas se interconectan. A partir de aquí puedes continuarlo cómo y por donde quieras. El orden que te propongo sigue el camino que emprendí, pero solo es mi propuesta. No tiene por qué ser el que debas elegir. Éste es tu viaje y tú decides cuándo comienzas y por dónde sigues. Escoge tu propio camino. Sea cual sea, emularemos al incansable Charles Hoy Fort, investigador autodidacta norteamericano que a principios del S.XX emprendió la búsqueda de anomalías sin resolver y las plasmó en su obra El libro de los Condenados (1919), donde expuso miles de casos inexplicables ante los que la ciencia oficial prefiere no pronunciarse, o ignora directamente. Imagina el ciclópeo esfuerzo de Fort por reunir todas estas pistas sin la ayuda de Internet. Su trabajo fue posible gracias a la ingente correspondencia postal intercambiada con infinidad de museos, bibliotecas, periódicos y publicaciones, instituciones y demás poseedores de información interesante. En mi caso, al principio malgasté un tiempo desorientado en el universo Internet, comencé sin un criterio coherente y como aún no tenía muy claro qué es lo que buscaba exactamente fui dando tumbos en la red, mezclando cosas inconexas y desviándome continuamente de mi propósito debido a la numerosa desinformación que encontraba a mi paso. Poco tiempo después, gracias a un par de amigos que me orientaron, buceé por la internet profunda que, básicamente, es un nicho de blanqueo de capitales, tráfico de drogas, armas y perversiones varias —el intercambio de material pedófilo sobre el resto de aberraciones—, negocios fraudulentos y delincuentes de distintos pelajes (casi todos con corbata).

En estas profundidades solía haber sitios interesantes donde podías acceder a cierta información clasificada, aunque actualmente puedes encontrarla íntegramente en la red. Con el tiempo fui refinando mis fuentes, cambiando los testimonios histriónicos y bizarros de ciertos personajes (autoproclamados gurús, poseedores de toda respuesta) que inundan la red, por autores más contrastados, con algo más de formación.

A partir de este momento precisas desaprender todo lo que sabes y, desde el vacío, reaprender a pensar de nuevo, aunque esta vez lo harás libremente, sin imposiciones. Y no te dejes abrumar por la tarea, por suerte tienes a tu alcance cierta bibliografía a través de la cual dirigir el paso con una buena dirección, si fuese necesario o si tu curiosidad tomase el control. También cuentas con un aliado pescador de las aguas del saber, que te cede su gran red: la fuente de conocimiento ilimitado. Aunque si no afinas tu búsqueda, su chorro descontrolado de información y desinformación te desviará de aquello sobre lo que indagas. Esta herramienta celestial puede convertirse en nuestro collar de mascota si no sabemos utilizarla. Sucede con mucha de la nueva tecnología, en manos de los anónimos —los del piso de arriba—, desarrolladas y moldeadas en detrimento de nuestra evolución y progreso. Ante esto, debes ser inteligente y darles un buen uso, adaptándolos a tus necesidades y aprovechando sus grandes ventajas, dejando a un lado redes y demás telas de araña. Una vez estés inmersa bajo esta nueva perspectiva y familiarizada con ciertos mecanismos, te resultará mucho más sencillo entender lo que va sucediendo a tu alrededor y tendrás una mirada más crítica y formada de la situación.

Para terminar esta introducción, me gustaría aludir al maestro Sócrates y su aventajado alumno Platón, quienes afirmaban que el aprendizaje era el recuerdo de aquello que nuestras almas supieron en el pasado, pero, debido al velo que nos colocan en el momento de nacer, habían olvidado. Cuando llegamos aquí lo hacemos sin ningún tipo de información acerca de nuestro origen ni propósito en la vida, ni un libro de instrucciones preciso sobre nuestro funcionamiento.

Imagina que alguien se acerca un día allí donde estés y te dice que, desde que llegamos a este mundo, debemos aprehender y recordar porque nuestra alma está encerrada dentro del cuerpo y ha olvidado todo lo que sabía. Y añade que debemos seguir creciendo, experimentando y alimentando a nuestra alma con nuevos conocimientos y estímulos. Esta persona también te revela que, para avanzar correctamente por el sendero de la vida, además de acumular conocimiento, deberíamos aprender a gestionar nuestras emociones y establecer un equilibrio entre la rectitud estoica (autocontrol) y el epicureísmo (un hedonismo controlado). Y que, llegando a un nivel de iniciación adecuado, podrías experimentar fenómenos como la metempsícosis, y dominar la transmigración del alma, eligiendo tu siguiente encarnación, de modo que llevases una próxima vida más feliz. ¿Le creerías? Tengo el convencimiento de que no. Y, además, no resulta tan sencillo. Quizá puedas controlar tu propio microcosmos con trabajo y dedicación, pero éste a su vez pertenece al macrocosmos, con sus influencias externas y los correspondientes microcosmos de los que nos rodean. En cuanto a la transmigración del alma, se trata de un fenómeno cuya veracidad no contrastaremos hasta el momento preciso de nuestra muerte. Y seguramente, cada cual lo interpretará a su modo. Si estás reflexionando sobre ello, te aconsejo que vivas más y pienses menos.

TIEMPO DE LECTURA: 10-15 MINUTOS

Emprende tu viaje

Primera cápsula gratis

En el visor de texto he compartido contigo parte de la Obertura (introducción del libro) de forma desinteresada y gratuita. Abajo puedes ampliar info sobre el libro, adquirirlo directamente o descargar la intro.

Tu regalo

Descarga gratis aquí

Si te falta tiempo aquí y ahora, puedes volver en otro momento. También puedes descargarlo directamente.

¿Tú también eresRenacentista 3.0?

¿Quieres abrazar la Sana Incordura?Eres bienvenid@

¿Qué puedes aportar al mundo azul?¿Tienes alguna idea que quieras compartir?

Deja tu correoy te mantendré informad@

Únete y permanece atent@

Abraza la Sana Incordura en las enredaderas sociales

Colibrís mensajeros

correo aéreo

Email

hola@sanaincordura.com

¿Quieres dejar un mensaje? ¿Tienes alguna consulta o sugerencia?